Apple anunció este lunes que dejará de usar chips de Intel en sus ordenadores Mac y pasará a usar microprocesadores ARM como en otra época con los 'PowerPC', siguiendo así los pasos del resto de sus aparatos, iPhone y iPad, es decir todo lo mismo con distintas cajas de ordenador.




Tim Cook calificó la jornada de día histórico para el Mac, aseguró que los chips de silicio que fabricará la compañía ofrecerán un mayor rendimiento y adelantó que el nuevo sistema operativo para ordenadores macOS Big Sur anunciado también este lunes ya está preparado para ser compatible con estos procesadores.


Apple viene usando chips de Intel para sus ordenadores desde 2006, cuando abandonó los procesadores basados en PowerPC que utilizaba hasta entonces. Han sido casi 10 años para que Apple consiguiera un sistema operativo para Intel de 64bit, y cuando lo ha conseguido, vuelta a recular.


En esa ocasión, el cambio de proveedor de chips también se anunció en la conferencia WWDC de un año antes, en 2005.


Aunque el primer modelo de Mac con los nuevos chips no se espera hasta 2021, la razón por la cual Apple procedió ya con el anuncio oficial es para dar tiempo suficiente a los desarrolladores para adaptarse y optimizar su software a la nueva tecnología con MacMini de 500 dólares como en su día lo hizo con Intel.