Si eres un switcher venido de Windows te sonará esto: quieres guardar un texto de un web. Lo seleccionas, lo copias, pulsas botón derecho sobre el Escritorio, creas un archivo nuevo de texto, pegas el texto y nombras el archivo. Mismo proceso en Mac: selecciona el texto y arrástralo hasta el Escritorio. ¿Te arrepientes de haber dado el salto a Macintosh? :-)